Todos Somos Zimapán

Escrito por en julio 1, 2008

Realmente no estoy bien enterado del asunto, solo sé que yo no viviría tranquilo junto a un tiradero de desechos tóxicos por muy seguro que digan que es. No solo es el contenedor sino el transporte de dichos desechos. Existen miles de accidentes en las carreteras del país el año, los conductores de los camiones que llevaran esos desechos son a fin de cuentas humanos, y son susceptibles a errores pero eso no es gran cosa. Lo lamentable aquí es que se trató de engañar a la gente desde un inicio, eso es lo que no se vale, lo que encabronda de los políticos que por un billete hacen lo que más les plasca sin importarle lo que pueda provocar.

Esto viene porque lo siguiente me llegó por correo:

A 4 años de inicio del  problema de los desechos toxicos en Zimapan aún no se ha dado solucion, exigimos al gobierno una explicacion del porque pretende que siga operando este confinamiento de desechos toxicos.

No es posible que los intereses del gobierno y/o de particulares esten por encima de la salud de miles de hidalguenses.

Porque seguir engañando y amenazando a la poblacion para forzar y permitir que opere esta empresa en suelo hidalguense. Cuales son los intereses que se esconden detras del permiso otorgado por el gobierno para que se permita contaminar y exponer a la poblacion.

Unamonos todos y expresemos nuestro rechazo para el confinamiento. brindemos nuestro apoyo a nuestros hermanos y vecinos de Zimapan.

PACHUCA, Hgo.— Lo que fue anunciado hace cuatro años como una planta recicladora de basura de beneficio regional, se convirtió en un confinamiento de desechos tóxicos que es rechazado por habitantes del municipio de Zimapán, ahora custodiados por policías federales, quienes “nos tratan como si fuéramos delincuentes”. Estimado para una capacidad de 4 mil toneladas diarias de residuos peligrosos, sería el más grande en su tipo en América Latina y promete ser generador de empleos en la región; sin embargo, ha motivado el rechazo de los 35 mil habitantes de las 84 comunidades que integran el municipio.
El confinamiento de desechos tóxicos se denomina Sistema de Desarrollo Sustentable, propiedad de la firma española Befesa, en la que invierte 9 millones de dólares.
Se levanta en 133 hectáreas del ejido Cuauhtémoc, en la comunidad de Bothiña, municipio de Zimapán, en la Sierra Gorda, distante 160 kilómetros al noroeste de Pachuca, en los límites con Querétaro.
Los opositores, agrupados en el movimiento Todos Somos Zimapán, consideran que la planta representa un peligro de contaminación para la región y han realizado numerosas protesta, entre ellas, el bloqueo de caminos vecinales, lo que generó la intervención y permanencia de 800 agentes de la Policía Federal en la zona.

Según el dirigente de Todos Somos Zimapán, José María Lozano, en los cuatro años de protestas no han logrado el apoyo de las autoridades ni hay una explicación o postura clara del gobierno del estado sobre el basurero, pese a que han enviado estudios para advertir que el confinamiento de tóxicos no es viable en la región por cuestiones ecológicas.

El dirigente añadió que un estudio elaborado por el Centro de Investigaciones Biológicas de la Universidad Autónoma de Hidalgo reveló que el sitio del confinamiento está sobre una corriente de agua intermitente, además de que se encuentra a menos de cinco kilómetros de 25 comunidades indígenas, cada una de ellas con 600 habitantes.

El lunes 9 de junio, luego de varios días de que los opositores habían mantenido bloqueados con piedras y palos los caminos vecinales para tratar de detener las obras de la planta, arribaron a la zona 800 agentes federales que derribaron los cercos, lo que Lozano calificó como un acto de intimidación.

Donde está la representación del pueblo? Realmente todos somos Hidalguenses y esto nos incumbe, esto no es rollo del peje, es la gente la que quiere que los pseudo representantes del pueblo hagan su trabajo y escuchen su voz y vean no solo por sus intereses particulares.

Copien, reenvien, levanten la voz, casi nada se sabe en los medios oficiales pero sabemos que en Zimapán las cosas no son muy alentadoras. Esto no es un hoax, lo sé porque tengo cuates en Zimapán y de verdad las cosas están muy tensas.