Notas etiquetadas en 'relatos'

Echando porras

Escrito por en mayo 15, 2012

– Mi mamá sí anda en eso de la política -contestó Lupita, mientras lavaba los platos-.

– ¿Y qué hace? -preguntó Carla, encargada del restaurante ese día-.

-Está en las campañas, con los del partido, no tiene mucho que hacer y pues ahí anda.

-¿No tiene nada mejor que hacer? -preguntaba Carla mientras pensaba en la pérdida de tiempo-.

-Pues no, sólo está en la casa, así en campaña sirve que  se entretiene.

-Bueno eso sí -y agregó- ¿Y exactamente qué hace?

– Acompaña a los candidatos, va con la porra, pues a hacer montón, a gritarle.

-¿Y a poco si le gusta? porque es pesado ¿no? Con el calor y el viaje y eso.

-Pues le pagan para votar, además le dan de comer y también anda paseando gratis -contestaba Lupita sin mayor empacho-.

-¿Le pagan? -para Carla eso del pago por voto siempre le había parecido una leyenda urbana, nunca nadie le había ofrecido nada- ¿Cuánto?

-Pues el día de las elecciones le dan trescientos pesos. Además, cuando hay eventos y rifas los premios grandes se reparten entre los acompañantes del candidato.

-¿En serio? ¿Entonces si voy al festival del día de las madres no me voy a ganar nada?.

-Pues a lo mejor si, se reparten los grandes, los chicos ya los rifan entre todos los demás.

-¡Uh!, pues entonces sólo me pueden tocar unas cazuelas -Carla comenzaba a sentir frustración- ¿A tu mamá le han dado algo? .

-Sí, una vez se sacó una salita, sencilla, pero hasta se la llevaron a su casa.

-Pero es mucho eso de andar ahí, pues no siempre hay para todos ¿no?

-Sí, eso sí, pero también reparten cemento y esas cosas, cuando hay programas les toca primero a los que van en la bola.

-Ah, fíjate -expresaba Carla mientras se dirigía a la salida-.

-Pues mi mamá está a gusto y dice que si gana su candidato le va a ir mejor.

-No pues está bien. Luego me dices como entrarle a la política -decía Carla con cierto sarcasmo mientras se detenía en la puerta de la cocina-.

-Si quiere le digo a mi mamá -contestó Lupita con seriedad mientras secaba los últimos platos-.

-Nada más decía -sonreía Carla- no tengo tiempo para esas cosas -explicaba.

Mientras cruzaba la puerta Carla se preguntaba: ¿será que es buen negocio eso? ¿De dónde sale el dinero? . Trescientos pesos si me andan sacando de un apuro -decía para si misma-.