Notas etiquetadas en 'Denise Dresser'

La mafia del PRI para el 2012!!!

Escrito por en agosto 18, 2010

Dentro de todos los reenvíos que me llegan por mail, son muy pocos lo que me parecen interesantes, sobre todo porque si no son cadenas para que las reenvíes o si no algo muy “malo” te va a pasar, son videos o chistes baratos, que bueno un minuto de humor no le hace daño a nadie, aunque no se me hace digno de reenviar y atascar las bandejas de entrada de los que en mi lista de contactos aparecen, pero me llamó mucho la atención un correo que me llegó hace unos días en donde se habla de la estrategia del PRI para regresar a los pinos que por cierto ya está puesta en marcha y con muy buena pinta eh, sino solo basta echar un ojito a las gubernaturas que acaparó en estas últimas elecciones aunado a que se ha venido preparando de tiempo atrás con diputaciones locales y federales, pero en fin, la estrategia continua y en nuestro estado ya tenemos al señor Caco Olvera, digo… Paco Olvera que afilando las uñas se prepara para tomar el mando del estado.

Bueno a lo que vamos, el articulo fue publicado por la gran politóloga y periodista mexicana Denise Dresser  en el que habla de lo mediocre que nos hacen ver las finísimas personas del PRI como el gober precioso y su muy concurrido cumpleaños festejado hace unos días, que por cierto si me dio mucho coraje, que aún sabiendo el tipo de persona que es y en todo lo que ha andado metido, aun haya gente que le bese la mano y lo “apapache”, el video de este cumpleaños lo vi en youtube en el que aparecen personalidades como Beatriz Paredes y otros changos más, pero en fin, para no hacer mas corajes, les comparto este editorial de Denise:

Salinas y su chavo Peña NietoPEÑA NIETO “EL GOLDEN BOY DEL ESTADO DE MÉXICO”

El copete acicalado. La sonrisa diamantina. La novia famosa.. El Gobierno dadivoso. La publicidad omnipresente. La pantalla alquilada. La alianza del guapo y los corruptos. Los componentes centrales del modelo de competencia política que el PRI construye y con el cual logra ganar. Los ingredientes fundamentales de la estrategia que el PRI despliega y con la cual logra arrasar.

Una ecuación cuidada, perfectamente planeada: cara bonita + dinero + televisoras + publicidad + PRI dinosáurico = triunfo electoral. Una fórmula concebida en el Estado de México y ahora instrumentada exitosamente a nivel nacional. Una fórmula patentada por los artífices de la “experiencia probada”, en busca de algo que puedan vender como “nueva actitud”. El modelo bombón. El modelo “Golden Boy”. El modelo Peña Nieto.

Con resultados a la vista y confirmados en esta elección. Distrito tras Distrito, Presidencia municipal tras Presidencia municipal, Diputación tras Diputación, Estado tras Estado. Corredores azules que se vuelven tricolores; bastiones panistas que pasan a manos priistas; territorios del PRD que dejan de serlo. Guadalajara y Zapopan y Cuernavaca y Toluca y Ecatepec y Tlalnepantla y Atizapán y Naucalpan. Tan sólo en el Estado de México, el triunfo en 40 de 45 distritos electorales.

El PRI, beneficiario del voto de castigo por una economía que se contrae más del 7 por ciento. El PRI, beneficiario de la inseguridad que la popularidad presidencial no logra remediar. El PRI, beneficiario de un PRD que se devora a sí mismo y un PAN que se traiciona a sí mismo. Pero más importante aún, el PRI beneficiario de la mejor inversión que ha hecho en tiempos recientes: la campaña publicitaria permanente que lleva a miles de mujeres a exclamar -en mítines de campaña- “Peña Nieto bombón, te quiero en mi colchón”.

El “Astro Boy de Atlacomulco”, una criatura concebida por la dinastía política más importante del País que ahora busca dominarlo de nuevo. El político Potemkin, producto de un entramado de intereses políticos y empresariales que combina la modernidad mediática para llegar al poder, con los viejos métodos para ejercerlo.

El mexiquense metrosexual construido con carretadas de dinero: por lo menos 3 mil 500 millones de pesos en cuatro años de autopromoción mediática descritos por Jenaro Villamil en su nuevo libro “Si yo fuera presidente: el reality show de Peña Nieto”. El posible candidato presidencial, seleccionado, asesorado y adiestrado por personajes como Arturo Montiel y Alfredo del Mazo y Carlos Salinas de Gortari y ejecutivos de Televisa y muchas manos más que peinan el copete. Venden el producto. Posicionan la marca.

Enrique Peña Nieto, emulando a diario la estrategia salinista basada en la inauguración de grandes obras y el cumplimiento de pequeños compromisos. Promocionando a diario la lista de libramientos construidos, tractores regalados, apoyos económicos entregados.

Ejemplo de lo que Octavio Paz llamó el “Ogro Filantrópico”; ese Estado que no construye ciudadanos, sino perpetúa clientelas. Millones de mexicanos educados para vivir con la mano extendida, parados en la cola, esperando la próxima dádiva del próximo político. Como los 9 mil que se aprestaron a celebrar el cumpleaños de Mario Marín hace unos días y los 200 que hicieron cola para abrazarlo. Como aquellos para quienes la corrupción se vale cuando es compartida. Como aquellos que volvieron a votar por el PRI en el Estado de México, a pesar de las marrullerías de Arturo Montiel y las marometas llevadas a cabo por su sucesor para encubrirlo.

Enrique Peña Nieto, actor de un espectáculo continuo, perfectamente producido, escenificado y actuado en la pantalla más grande del País. El candidato de “El Canal de las Estrellas” que hasta novia le consiguió. El candidato que las televisoras hacen suyo y se encargan de edificar. Con promoción política disfrazada de infomercial; con paquetes publicitarios que incluyen la compra de entrevistas en los principales noticieros; con la cobertura de un romance que recibe más atención que la guerra contra el narcotráfico; con el silencio televisivo que se guarda sobre el caso de Atenco o los feminicidios en el Estado de México o cualquier tema controvertido que podría evidenciar las fauces del joven dinosaurio.

Hay un Plan de Trabajo que Televisa ha puesto en marcha y cuyas instrucciones Peña Nieto sigue al pie de la letra: te doy la pantalla desde la cual propulsarte y me das una Presidencia a la medida de mis intereses. Un trueque permanente de favores, dinero, gestión política a cambio de impunidad y promoción mediática.

Como advierte Julio Scherer García, la fórmula Peña Nieto es sencilla: comprar el tiempo en la televisión, corromper y corromper, mentir y mentir, aprender que a los aprendices se les puede y debe aprovechar. Todo para apoyar al joven muñeco, atractivo por su presencia física, a costa de la inteligencia y la pulcritud moral. Todo para que el poder regrese a las manos de la mafia. Todo para que el PRI vuelva a Los Pinos.

Por Denise Dresser


Bien, estas fueron las letras de Denise y en las cuales estoy completamente de acuerdo con ella, cabe aclarar que aún falta para el 2012, pero el tiempo se va volando y no veo que a mucha gente le preocupe mucho el que el PRI regrese a la silla grande, quizás porque no se dan cuenta que detrás de todo este teatro esta la mano titiritera de Salinas de Gortari, porque nos dejamos “enlelar” por la mercadotecnia de Telerisa, por que nos han comprado con caras bonitas y despensas, deberíamos dejar de ser ciudadanos que solo votamos cada tres años y se olvidan de todo pensando que ya cumplimos con votar y si eres abstencionista hay que ir pensado que será de ti después del 2012, porque no tendrás a quien culpar de lo que ya se viene venir.

Bien aunque la entrada es grande creo que vale la pena echarle un ojito y más que leerla, reflexionarla un poco más allá… y por mi parte no a la mafia priista!!!

Algo de Denise Dresser para reflexionar

Escrito por en febrero 3, 2009

Hace algunos días Denise Dresser, asistió al foro “México ante la crisis” en el que dió un gran discurso sobre porqué México no crece como debería, buscando más sobre este mujerón me encontré con otro discurso que dió hace ya un rato en el Encuentro Empresarial Coparmex en Cd. Juarez   que se titula “De la Sumisión a la Participación Ciudadana“, es un poco largo pero vale la pena escucharlo pues hace reflexionar respecto a nuestra forma de actuar como ciudadanos ante los actos de nuestros gobernantes.