Dicen que falta dinero en Hidalgo

Escrito por en agosto 5, 2010

Tenía muchos temas en la cabeza para postear pero a falta de tiempo para escribir digno de los 5 lectores del blog les dejo la columna de Jorge Martínez del diario Criterio Hidalgo cuyo contenido pone en tela de juicio las declaraciones de los funcionarios de gobierno estatal que presumen la gran inversión en infraestructura vial en el Estado… y yo me pregunto ¿y el dinero apá? ¿esta es la continuidad que quieren los priistas?

Un agujero financiero grave

Hace algunas semanas, Cuauhtémoc Ochoa Fernández aseguraba en la radio estatal, muy convencido que no había obras inconclusas en Hidalgo. Esta afirmación nos muestra qué poco conoce su estado o en su caso, ya comenzó a mentir para tapar sus deficiencias.

Sin embargo, en su descarga corre el rumor de que los recursos enfocados justamente para concluir con esas obras pendientes, fueron utilizados en otros fines, que a su vez fueron creando un agujero financiero de grave dimensión.

Hay quien afirma que este déficit es de tres mil millones. Y esta especie corre principalmente entre los proveedores del gobierno de Miguel Osorio, que en varias ocasiones han visto retrasos en sus pagos hasta por seis meses sin que exista de por medio una explicación.

En encendidos discursos se ha pedido públicamente en Hidalgo que la Federación deje de frenar las mesadas presupuestales, cosa que desmienten especialistas en asuntos hacendarios, pues aseguran que es un proceso administrativo que no permite dilataciones de ninguna especie.

La ausencia de información clara sobre este tema, ha provocado muchas suspicacias que han terminado en rumores hasta mal intencionados, que visten a los actuales funcionarios y algunos que recién dejaron al gobierno estatal, como los nuevos ricos de Hidalgo.

Conforme al comportamiento del presupuesto anual, los especialistas avizoran un problema de liquidez a consecuencia de ese faltante, que conforme avance el tiempo podría ser mayor.

Los efectos los resentimos muchos hidalguenses que sólo vimos como fue removida la tierra para iniciar obras que nunca se realizaron, y que por los tiempos, nadie los podrá terminar este año que ya se encuentra en su séptimo mes.

Por ejemplo, los citadinos fuimos despojados de la unidad deportiva que por más de 30 años nos había servido para correr, ejercitarnos jugando futbol o básquet, bajo la promesa de tener un centro multidisciplinario deportivo de altos vuelos. En este momento todo quedó en montones de tierra y abandono total por parte de las autoridades.

Vale recordar como tuvimos una temporada en donde las banderas de arranque de obra eran motivo de foto a todo color en primera plana, todos sonrientes e invocando el grande progreso. Uno o dos o hasta tres años adelante, eso debería ser motivo de vergüenza.

Sobre la carretera El Tephé – Progreso circulaban de manera muy tranquila y sobre baches, decenas de comerciantes y agricultores llevando su cosecha, sin mayores problemas que los baches.

De momento le brillaron los ojos a una extraña empresa que está en todos lados, identificada a veces como Hemisferio Construcciones o bien como Edigusa, quien esa modesta carretera la quiso volver una pista para aterrizar jets, pues de su cuerpo de ocho metros de ancho, la amplió hasta 30 metros.

Fueron tales sus expectativas económicas que no reparó en mover grandes cantidades de tierra o tronar cerros de piedra sólida para hacer un paso a desnivel que le permita comunicar a comunidades de menos de 500 habitantes como La Loma, lugar donde casualmente nació la madre de Roberto Pedraza, coordinador de la Cámara de Diputados.

Lleva tres años esa carretera en el completo abandono y aún cuando tenía asignados varios millones para su continuación en este año, todo quedó paralizado. También se quedaron sin su modesta carretera de dos carriles.

Hay muchas autopistas por citar, sin embargo hay caminos urgentes como el que lleva de La Estancia en Actopan, hasta Atotonilco el Grande y que habría de impedir que todos los que viajan de la Sierra o Huasteca tengan que llegar hasta Pachuca para dar la vuelta.

Los anuncios hechos en su momento, fueron de grandes fiestas y felicitaciones. La carretera no tiene más allá de dos kilómetros concluidos.

Este tipo de ejemplos los encontramos en Alfajayucan, o en Chilcuautla donde ya dan por terminadas obras que todavía no comienzan.

Tras estos ejemplos, los rumores van ganando fuerza entre la sociedad, pues nadie ha querido explicar que está sucediendo y si por el contrario, han preferido guardar silencio o decir que no hay obras inconclusas en Hidalgo.

Vamos, vivimos en una entidad con leyes que impediría en todo momento que la ineficacia administrativa provoque agujeros financieros, como también pueden frenar cualquier deseo tan bajo, como robarse parte del presupuesto que nos pertenece a todos.