Proyecciones económicas para 2010 en Hidalgo

Escrito por en marzo 18, 2010

Si alguien no ha visto http://ideasporhidalgo.blogspot.com/ se las recomiendo ampliamente, alguien puede criticar mi opinión contraria al gobierno estatal, y a muchas otras cosas, pero quien escribe Ideas por Hidalgo y publica lo mismo como columna en Criterio Hidalgo -Jose Luis Romo Cruz- puede demostrarles con mejores argumentos que yo que las cosas no estan bien hechas.

Y hoy les comparto un post vilmente pirateado de aquel rincón que no había visitado hace un rato pero que contiene datos bastante interesantes y alarmantes.

Hidalgo ha sido incapaz de generar crecimiento económico sostenido y 2010 no será la excepción, seguiremos igual que siempre. Mientras no se instrumenten medidas de fondo, las familias hidalguenses seguirán rezagadas con respecto al resto de los estados del país.

¿En qué consisten los cambios de fondo?

Para responder a dicha pregunta, veamos algunos indicadores.

Hidalgo no ha sido capaz de crear oportunidades a los emprendedores.

A juzgar por el número de registros patronales, que resulta una aproximación a las empresas formales creadas en el estado, la dinámica local se rezagó con respecto al nacional desde 2005. Más aún, Hidalgo ha sido superado por entidades que tenían una cantidad similar de patrones registrados en el IMSS en 2002. Un ejemplo es Quintana Roo, que pasó de 11,061 patrones a 12,915 al cierre de 2009, lo cual representó un crecimiento del 17%. Nuestro estado en el mismo periodo pasó de 11,517 a 11,874, lo que representa un crecimiento de apenas el 3%.



Hidalgo no ha sido capaz de ser atractivo.

Un estado que tiene una estrategia clara hacia dónde ir en el mediano-largo plazo, va a generar una cadena de oportunidades. Cuando esto sucede, se convierte atractivo a la inversión y por ende, este indicador comienza a tener un crecimiento estable.

A diferencia de lo que dice el discurso oficial, la estrategia implementada en los últimos 15 años no ha sido capaz de hacer de Hidalgo un estado competitivo para atraer inversión extranjera directa (IED) y mantenerla.

De acuerdo al Banco de México, de 1994 a la fecha los flujos de IED han sido irregulares. Esto significa que no se están generando las condiciones propicias para el establecimiento de empresas o simplemente, no somos capaces de generar confianza para mantenerlas.

Un ejemplo claro que nos muestra un patrón diferente de desarrollo local es Baja California Sur, que en 1995 recibió 20.9 millones de dólares por IED (mientras que nuestro estado obtuvo 48.3) y hoy, gracias a tasas de crecimiento sostenido de inversión, recibe cerca de 386 millones de dólares. Nuestro estado se espera obtendrá en 2009 tan solo recibirá 16.1.

Se debe de reconocer que Hidalgo no pinta en el mapa de la inversión a nivel nacional. Por muchas giras en los últimos años, no hemos podido superar la participación de 0.76% dentro del total de recursos externos que recibe el país, alcanzado en 1996. Hoy, nos encontramos en apenas un 0.064%, menor a lo que habíamos logrado hace 10 años.

Hidalgo no sabe gastar.

De 2004 a 2008 el gasto público del estado ha crecido en promedio 15.5% anual, observándose incrementos importantes en el gasto corriente y asistencial. Por ejemplo, el gasto en servicios personales creció en 2007 13.89% y en 2008 43.5%. Asimismo, los subsidios y transferencias han venido creciendo a un ritmo del 13% en el periodo, y el gasto en obras un 41% en promedio.

La pregunta que nos debemos hacer es ¿Y de que sirve si no somos capaces de generar desarrollo?

Quizás el problema es, como dice el dicho, que le estamos pidiendo peras al olmo.

Si en más de 15 años nuestros olmos no han sido capaces de dar frutos, quizás sea momento de buscar otro árbol. Ese es el cambio de fondo.