Política de Enero

Escrito por en enero 19, 2009

Nunca me he adentrado tanto en la política y como casi todos tengo una opinión poco objetiva al tratar de explicar lo que en ella sucede, así que aclarado el punto –antes de que lleguen los insultos– me dispongo a hacer mis observaciones sobre las pasadas elecciones de ayuntamientos en Hidalgo.

Después de todo el proceso electoral y todo el dinero tirado en ello, no nos queda más que aceptar con mucho pesar que el PRI sigue siendo -y que nunca dejó de serlo- el manda más en el Estado, recuperó varias alcaldías de las cuáles el más perjudicado fue el PRD quizá por la actitud del Peje, por todo el borlote que ha armado después de las elecciones federales del 2006 a la fecha, así como los pleitos internos del PRD, el PAN me parece, ni pena ni gloria, pasó inadvertido. Una sorpresa para mi pues aquellos partidos chicos se llevaron algunas presidencias.

Se dice, que el PRI sacó su más añeja maquinaria electorera y por ello venció por Knock Out a sus contrincantes, sin hablar de compra de votos es evidente el dinero que se metió para apoyar a los candidatos, tan solo viendo la propaganda del Gobierno del Estado sobre su gran trabajo el año pasado que, convenientemente era muy similar a la propaganda que ocupó el PRI en todo el estado para promover a sus candidatos, nadie dijo nada, nadie se quejó pero, en una risoria resolución el tribunal electoral anuló las elecciones en Zimapán que le daban el triunfo al PRD porque el párroco de aquel municipio solicitó a sus adeptos que votasen por el candidato que defendía la vida. No cabe duda que hay demasiados intereses y es probable que pese al temor –infundado o no- y a la negativa de los habitantes el confinamiento tóxico siga funcionando, y yo me pregunto, que no son nuestros gobernantes elegidos por nosotros para velar por nuestros intereses.

En este mes se hacen los cambios de administraciones municipales, cada ciudadano podrá juzgar y decidir sobre si fue bueno o malo el trienio que termina, yo solo apelaría a la sensatez para evitar deslumbrarnos con el circo que nos dan los gobiernos, obras grandes y majestuosas no implican un gran beneficio para los ciudadanos y solo tratan de justificar el dinero tirado –a falta de proyectos importantes- y que nosotros como ciudadanos aportamos al pagar impuestos.

En lo que a mi respecta, el trienio que termina en Actopan -que es de donde mero soy- dejó cosas grandes, en el sentido de que son obras que se ven mucho pero que a ciencia cierta no se hasta que punto benefician a la población; me parece, deja el mismo sentimiento de prepotencia de aquel que hace 3 años llegó para ser el mejor presidente de Actopan, que llegó solo por capricho y para aumentar su ego. Al señor Chapey le aconsejaría consultar en el diccionario la palabra FILANTROPÍA y convertirse en un filántropo si es que realmente quiere ayudar a las personas y que sea recordado de manera grata por todo mundo.

Este año vienen elecciones federales y parece ser que el PRI, el viejo PRI viene punteando y parece que viene con mucha fuerza, a ver que pasa.