#JusticiaparaAzul – Una muerte imprudencial

Escrito por en Junio 10, 2015

Comparto la siguiente nota escrita por laloflu -creo- en Milenio porque me parece necesario que se ayude a pedir Justicia. Es una historia que vi hace unas semanas en facebook pero no la publiqué porque no estaba completa.

Padres piden justicia para Azul, una muerte imprudencial…

Por Eduardo González L.

La madrugada del 20 de diciembre marcó la vida de Herbert Zurita Fernández, un profesor que conducía su auto compacto rumbo a su domicilio tras haber convivido con amistades. Sus dos pequeñas atrás descansaban luego de una reunión donde hubo juegos y sorpresas pues se trató de un convivio infantil, y su esposa a su lado, como hasta entonces y a la fecha siguen a pesar de la adversidad. Nada seguiría su curso normal pues en cuestión de segundos la vida les cambiaría de forma radical.

Una camioneta particular se impactó en uno de los costados de su vehículo en el puente del Boulevard Luis Donaldo Colosio y La Moraleja, provocando lesiones de gravedad en los cuatro. Sus dos hijas fueron trasladadas de urgencia al Hospital del Niño DIF, en donde la más pequeña, Azul de tan solo 6 años, perdería la vida tres días después.

A casi 5 meses del fatídico suceso, Herbert solo pide una sola cosa: justicia. Que la Procuraduría del estado “haga su trabajo e investigue” las causas y a las y los probables responsables de quien ya ha dado testimonio, pruebas y algunas declaraciones.

Con un semblante triste pero con temple y fortaleza, Herbert recuerda como fueron aquellos minutos de horror cuando se percató de lo que había sucedido tras el impacto.

Sus hijas de 8 y 6 años estaban prácticamente prensadas de la parte trasera de su auto y su esposa, lastimada junto a él, intentaron rescatar a sus hijas lo antes posible hasta que llegó una ambulancia para que fueran trasladados. Minutos antes, un impacto, una luz que en segundos apagó otra. Herbert no pudo maniobrar en el cruce vial y solo alcanzó a ver un destello y luego el impacto del lado derecho de la puerta trasera, ahí venía Azul.

La camioneta de lujo que los impactó huyó. Sin embargo, el choque dejó la defensa de la unidad culpable en la escena del accidente. Ahí, el elemento que los llevó hasta donde se encuentran: una placa.

Dos parientes de Herbert acuden al sitio para verificar el asunto y ahí, con la placa retenida, llega una persona que se identifica como empleado de gobierno, en ese momento es fotografiado y grabado, al tiempo que llegan patrullas municipales y estatales, quienes tras dilucidar con el extraño, le comentan a los familiares de Zurita Fernández que “mejor se llevaran su coche”.

En el Hospital del Niño, Herbert recibió a sus parientes quienes llevaron la placa; en ese momento policías los buscaron para pedirles el metal de identificación vehicular y tomarles la declaración; se negaron en todo momento y pidieron hablar con alguien de mayor rango.

Al amanecer de ese fatídico 20 de diciembre, Herbert recibió la primera visita del Subprocurador de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), Said Escudero, quien le tomó los datos para el inicio de la averiguación del caso, y también la placas del vehículo infractor, con el argumento de que quedarían bajo cadena de custodia como prueba en la denuncia.

El caso fue asignado a la Ministerio Público, Cristina Hernández Badillo, de quien Herbert señala que ha mantenido cierta resistencia a escuchar sus argumentos y hacer caso a sus pruebas, pero sobre todo, señala que fue quien le devolvió la placa al propietario del vehículo, quien tras revisar la base de datos reveló ser Jorge Romero Romero, ex funcionario estatal, ex diputado federal y priista de muchos años en Hidalgo y el país.

MUERE AZUL

Fueron 72 horas de lucha por su vida pero el daño era demasiado. Su pequeño y ligero cuerpo no resistió el traumatismo craneoencefálico y las múltiples contusiones provocadas por el impacto. Azul Zurita falleció el 23 de diciembre, un día antes de Navidad, en la ciudad de Pachuca y luego de padecer dos paros cardíacos.

“Horas antes el pediatra ya había comentado en terapia intensiva lo difícil que sería rehabilitar la inflamación del cerebro”, comenta su padre. Le tuvieron que hacer una craneotomía y tras eso, el riesgo de muerte cerebral. Al final, no sufrió más. Azul murió a las 10 de la noche.

LA INVESTIGACIÓN

Auto involucrado: Jeep Wrangler Sahara, placas HMR1111. Auto impactado: Chevrolet Chevy HMJ4766. Número Único de Caso 12-2014-00724 y 12-2014-00805 acumuladas. Unidad de Investigación: sin detenido de delitos contra la vida y la salud uno de guardia.

Así empieza el expediente de la investigación por el accidente que le costó la vida a Azul

El padre señala que la Procuraduría no está haciendo su trabajo, “el asunto está aletargado se ha desestimado lo que han mencionado porque el supuesto responsable no se ha presentado”, detalla.

La indagatoria resume que tras los hechos, una persona se presentó como el propietario del vehículo involucrado. Efectivamente, era Jorge Romero Romero, quien esgrimió que durante la noche del accidente y el día posterior se encontraba fuera del país. Presentó algunas pruebas.

Ahí, dijo que la unidad había sido asignada a un chofer empleado de una empresa privada de su propiedad y que sería presentado ante la autoridad junto a un defensor particular para efectos del caso.

“Empezamos a hacer investigaciones y nunca nos pudieron decir quien iba conduciendo, el golpe fue tan rápido, fue en la madrugada y no hubo testigos que nunca nos pudieron decir quién. Nosotros al contactar al propietario, de forma voluntaria, el 30 de diciembre se presenta a declarar y acredita que en la fecha del accidente no estaba en el país y dice que esa noche quien tenía comisionado el vehículo era un hombre y que se comprometía a presentarlo con abogado”, afirma Said Escudero, Subprocurador de la PGJEH, quien llevó el caso desde un inicio.

“Comparece la persona (presunto chofer responsable), llegó golpeado con fractura en la nariz del chicotazo que se dio en la camioneta, el conductor y su abogado; se les plantea a Herbert y a su esposa y ellos piden que se acelere el pago del Chevy y los gastos médicos y empezaron a comentar que era muy importante la atención psicológica que iban a necesitar para restaurar el dolor que sufrían y se acordó eso precisamente que con la empresa aseguradora iban a reponer todo”, detalla.

En enero hubo ampliación de declaraciones, recuerda Escudero. “Se les explicó que se tenía que agotar el requisito fiscal para que la aseguradora aprobara los pagos y en ese proceso se vino enero y febrero, le fuimos dado seguimiento, ellos llevaron un abogado, se les recibió. Llegó marzo y hasta entonces pudieron integrar el expediente para el pago del seguro, la empresa se lleva todo para el pago, 30 días hábiles como mínimo, lo cual ha estado sucediendo, pero en el inter nos han dicho que van a esperar que les paguen y ya; sin embargo luego ya no acudieron a decir cómo va todo y estamos entendidos que pasado mañana (miércoles), emiten ya un pago parcial la aseguradora donde va a cubrir la mayor parte” refuta el litigante estatal quien desdeña toda acusación de tráfico de influencias por tratarse de una persona de la esfera pública y de la política local, así como cualquier indicio de lentitud por el caso, pues este, afirma, no ha sido judicializado aún.

“Han sido 4 meses de trámite, no quiere decir que en el caso se haya exonerado a nadie, que se le haya dado carpetazo, por el contrario se le está dando trámite, se le dijo a los señores que si nosotros judicializamos el caso en la carpeta de investigación, la mandamos a juzgado de control, entonces no procede ningún pago y entonces hasta que se dicte condenatoria es como se puede emitir el pago, como así lo entendieron ellos en esa situación, obviamente dijeron que se siga tramitando el expediente en la Procuraduría, mientras sale el pago, eso es lo que ha sucedido. No es que no se haya echo nada, no es que no esté identificado un responsable, sí está identificado y además no es que no se les vaya a pagar el seguro ya va a emitir el mismo”.